Saltar al contenido

Los maestros: Todo lo que aportan a la educación y su importancia

papel principal de un maestro es dar instrucción en el aula que ayude a los estudiantes a aprender. Para ello, los maestros deben preparar lecciones efectivas, calificar el trabajo de los estudiantes y ofrecer sugerencias, manejar los materiales de la clase, explorar productivamente el plan de estudios y colaborar con el resto del personal.

Pero ser un maestro implica mucho más que ejecutar planes de lecciones. La enseñanza es una profesión altamente sofisticada que regularmente se extiende más allá de lo académico. Además de asegurar que los estudiantes experimenten el éxito académico, los maestros también deben funcionar como padres sustitutos, mentores y consejeros, e incluso casi políticos. Casi no hay límite a los papeles que un profesor puede desempeñar.

¿Qué ofrece un maestro de escuela?

Los maestros de la escuela primaria contribuyen enormemente al desarrollo de los estudiantes. Las experiencias de los niños en sus años de formación los convierten en la persona en la que se convertirán, y los profesores ayudan de manera importante a descubrir quién será. Debido a que los maestros son una parte tan grande de la vida de sus estudiantes, muchos desarrollan relaciones casi paternales con ellos.

Debido a la gran cantidad de tiempo que la escuela está en sesión, los profesores tienen la tarea de ser modelos positivos y mentores de sus estudiantes todos los días. Los estudiantes aprenden mucho más que matemáticas, artes del lenguaje y estudios sociales de sus profesores: aprenden habilidades sociales como la de ser amables con los demás y hacer amigos, cuándo pedir ayuda o ser independientes, cómo distinguir entre lo correcto y lo incorrecto, y otras lecciones de vida de las que los padres tienden a hacerse eco. En muchos casos, los estudiantes aprenden estas cosas de los maestros primero.

Los matices del papel de un profesor como semi-padre dependen en gran medida de la edad de sus alumnos, pero casi todos los profesores aprenden a preocuparse profundamente por sus alumnos y siempre quieren lo mejor para ellos. Ya sea que un estudiante esté cerca de su maestro o no, probablemente lo respeten y veneren como lo hacen con sus propios padres o tutores y los maestros probablemente lo traten como lo harían con sus propios hijos. En algunos casos, los maestros pueden ser el único mentor de un estudiante.

La comunicación de los profesores con los familiares

Aunque un profesor es a menudo como un padre, eso no deja a la familia real de un niño fuera del cuadro, los profesores son sólo una parte de una ecuación mayor. La enseñanza exige una comunicación casi diaria con las familias sobre todo, desde lo académico hasta el comportamiento. Algunas de las formas más comunes de interacción entre padres y maestros incluyen:

  • Conferencias de padres y maestros
  • Informes de progreso
  • Boletines semanales
  • Correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas
  • Reuniones del IEP

Además de estas prácticas habituales, los profesores deben explicar a menudo sus elecciones a los padres y conciliarlas cuando hay un conflicto. Si un padre o tutor se entera de algo que ocurre en el aula y que no le gusta, el profesor debe estar preparado para defender sus elecciones y a sus alumnos. Debe tomar decisiones informadas sobre cómo actuar a favor de sus alumnos y luego ser capaz de justificarlas, siempre manteniéndose firme pero escuchando a las familias.

Los profesores son los intermediarios entre los padres y sus hijos en la educación y los padres se frustran fácilmente cuando no entienden cómo o por qué se enseña algo. Los maestros deben mantener a las familias en el circuito de la comunicación lo máximo posible para prevenir esto, pero también estar preparados si alguien está disgustado con sus decisiones. La enseñanza implica siempre defender lo que es mejor para los estudiantes y explicar cómo las prácticas son beneficiosas según sea necesario.

El rol que desempeñan los maestros

El papel de un profesor cambia constantemente. Si bien en el pasado los maestros recibían materiales de currículo con un conjunto de instrucciones claras que detallaban exactamente cómo enseñarles, éste no era un enfoque equitativo o efectivo porque no reconocía la individualidad de los estudiantes o la aplicación en la vida real. Ahora, la enseñanza es sensible, evoluciona para adaptarse a las necesidades y demandas de cualquier clima político y cultural.

Un profesor receptivo aconseja a sus estudiantes a usar el conocimiento que aprenden en la escuela para convertirse en miembros valiosos de la sociedad. Abogan por ser ciudadanos informados y productivos educando sobre la justicia social y los acontecimientos actuales. Los maestros deben ser siempre conscientes, éticos, equitativos y comprometidos.

La profesión docente moderna también (a menudo) incluye la defensa de los estudiantes a nivel político. Muchos profesores:

  • Trabajan con políticos, colegas y miembros de la comunidad para establecer normas claras y alcanzables para los estudiantes.
  • Participan en la toma de decisiones para tratar los problemas que afectan al aprendizaje de los estudiantes.
  • Asesoran a los nuevos profesores para prepararlos para enseñar a los jóvenes de su generación.

El trabajo de un profesor es de gran alcance y crítico, el mundo no sería el mismo sin él.